Editores: Nicolás Dassen y Juan Cruz Vieyra

En los últimos años, distintos países en todo el mundo han iniciado un proceso progresivo para promover y desarrollar estrategias ligadas al concepto de “gobierno abierto” (Open Government). Su popularidad ha ido ganando terreno a través del impulso de diversas iniciativas gubernamentales de distinto calibre cuyo contrapunto, además, se refleja en la generación de un nuevo tejido de activistas y comunidades de ciudadanos conectados (netizens) que abogan por su puesta en marcha. Todo ello no ha estado exento de dificultades: su posicionamiento en la agenda pública ha traído consigo problemas relativos a su definición operacional y la propia ambigüedad de su significado (por la diversidad de visiones existentes), ha incrementado el debate y la superposición con otros conceptos como gobierno electrónico, gobernanza digital o buen gobierno, confundiendo así los fines con los medios, canales o prácticas que lo sustentan.

Leer más