La Comunidad de Pensamiento y Acción Cristiana (CPAC), nace el 27 de abril de 2005 en la ciudad de Cuernavaca, Morelos – México. Allí, un grupo de amigos encabezados por los recién egresados de sociología Christian Maureira y Hedilberto Aguilar de la Cruz, comienzan a gestar lo que en un inicio representaba un cúmulo de buenas intenciones. En junio, la embrionaria CPAC- México se reúne en la ciudad de Xalapa, capital del estado de Veracruz, para dialogar y delinear los futuros pasos de la colectividad. Meses más tarde, las distancias, falta de experiencia y escasez de recursos dificultaron la continuidad del referente. A pesar de aquello, el 17 de diciembre del mismo año, cuando la primavera en el sur comenzaba a retirarse y el verano asomaba, un nuevo intento, ahora en Santiago de Chile, es impulsado por un grupo de profesionales inquietos de vivir un cristianismo conectado con las necesidades de su pueblo y continente. De esta manera, surge con nuevas energías la Comunidad de Pensamiento y Acción Cristiana – Chile.

El relato anterior es un pequeño resumen de un proceso que podría recapitularse en muchas horas de trabajo y reflexión; y por supuesto, del consejo sabio de quienes con toda su experiencia nos dieron su adhesión, especialmente en nuestra etapa inicial, nos referimos al Dr. Adolfo García de la Sienra (Filósofo y Economista), Rolando Justiniano (Consultor y destacado Líder Continental), Agustín Garduño (Ex director de Cruzada Estudiantil y Profesional Para Cristo – México), Pablo Bernal (Filósofo), Ladislao Leiva (Periodista), Francisco Limón (Historiador), José Luis Parra (Asesor Comunicacional), y Mario Bloise (Connotado formador de líderes juveniles).

Cabe señalar, que CPAC es una colectividad independiente, aunque en ambos países germina producto del trabajo que realizan los miembros fundadores en la comunidad universitaria, a través de Cruzada Estudiantil y Profesional Para Cristo